FGE inicia actos para cumplimentar recomendación de CNDH

Compartir

Carlos de la Peña Pintos, Secretario de Salud en el Estado, dio a conocer que el gobierno estatal, aceptó la recomendación emitida por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), derivada de la queja presentada por la muerte de ocho bebés en el hospital de la Madre y el Niño Indígena Guerrerense en Tlapa, donde afirmó, el problema ya está resuelto.

La CNDH responsabilizó al hospital de improvisar en 2015 áreas de vigilancia en las Unidades de Cuidados Obstétricos, Emergencias Pediátricas, Emergencias para Adultos, que no tenían los cuidados de higiene, infraestructura, equipamiento e insumos necesarios para la atención de los recién nacidos, lo que ocasionó el contagio de las bacterias.

La Fiscalía General del Estado investiga y trabaja en la localización de los padres u ofendidos para concluir la investigación y garantizar el derecho a la justicia de las víctimas.

De acuerdo al documento emitido por la CNDH, habría descubierto insuficiencias en las medidas sanitarias, infraestructura y equipamiento para la atención de recién nacidos prematuros en el hospital de la Madre y el Niño Indígena Guerrerense, donde 20 recién nacidos sufrieron afectaciones; de ellos, ocho fallecieron contagiados por las bacterias "escherichia coli" (E Coli) y "acinetobacter baumanni".

La dependencia asegura que es un asunto grave y recomienda al gobernador de la entidad y al fiscal general estatal reparar el daño a madres y padres de los menores de edad fallecidos, de acuerdo con la Ley de Víctimas del Estado de Guerrero.

"El Gobernador del Estado deberá establecer un programa presupuestario para dotar al hospital de los instrumentos, equipo y medicamentos necesarios que garanticen estándares de calidad en el servicio de salud", estableció la CNDH en los puntos recomendatorios.

En la recomendación se evidenció que en este centro hospitalario hubo prácticas de negligencias en partos prematuros, debido a que en los ocho casos de los menores existían coincidencias en los padecimientos y complicaciones asociadas a la prematurez de bebés.

Las madres de las víctimas no fueron informadas de la salud de sus hijos, ni el motivo del fallecimiento, lo que transgredió el interés superior de la niñez.

Compartir