Diálogo de Venezuela en Santo Domingo: Maduro promete garantizar elecciones

Compartir

En esta primera jornada en la que se analizan los seis puntos de la agenda participan representantes del Gobierno y la oposición venezolana, así como el canciller dominicano, Miguel Vargas, y el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero.

Santo Domingo, 11 ene (EFE).

Por su parte, el diputado Julio Borges, que encabeza la delegación opositora no hizo declaraciones a su llegada al encuentro.

El Consejo Nacina Electoral (CNE) anunció este jueves que ese proceso se realizará el 27 y 28 de enero.

Hoy la oposición venezolana dijo que en el encuentro exigiría condiciones electorales justas. La víspera, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció la incitación a nuevas acciones violentas por dirigentes del partido opositor Primero Justicia y de otras agrupaciones de derecha; pretensiones de la derecha que provocan desconfianza en el pueblo sobre una real voluntad en la burguesía criolla de llegar a un convenio con la delegación gubernamental.

Los venezolanos pueden viajar a República Dominicana sin necesidad del visado y generalmente se les otorga un permiso de estadía de dos meses, que muchos de ellos han dejado vencer y permanecen en el país de manera irregular, según fuentes oficiales.

El canciller chileno, Heraldo Muñoz, confirmó su participación en la reunión de mañana en su cuenta de Twitter, pero señaló que "si no hay resultados concretos y creíbles ya, entonces no tendrá ningún sentido seguir adelante".

El mensaje molestó a Delcy Rodríguez, quien le pidió "sindéresis y seriedad a los acompañantes".

Muñoz "vive en la falsa ilusión compartida con personeros opositores de que el diálogo es intervención de Venezuela", acotó.

El canciller mexicano, Luis Videgaray, había afirmado que "decisiones del gobierno venezolano" no son congruentes "con lo que se ha venido hablando".

El proceso de diálogo entre gobierno y oposición inició el 2 de diciembre pasado, con el acompañamiento de los gobiernos de México, Bolivia, Chile, Nicaragua y San Vicente y las Granadinas.

El papa Francisco advirtió el lunes en el Vaticano sobre la "crisis política y humanitaria cada vez más dramática" del país petrolero.

Compartir