Alemania: Merkel y socialdemócratas acuerdan negociar un nuevo gobierno

Compartir

La inmigración era el principal tema de discordia entre los partidos en un país donde la ultraderecha avanzó con fuerza en las últimas elecciones aprovechando el descontento de una parte de la opinión pública tras la llegada a Alemania de más de un millón de solicitantes de asilo desde 2015.

Junto con el límite anual pactaron también restringir en gran medida la reagrupación familiar para los refugiados con un estatus de protección restringido y este número estará reducido a mil personas al mes. La CDU, la CSU y el SPD quieren además "fortalecer la cohesión social" en Alemania y "superar las divisiones surgidas".

El acuerdo de 28 páginas _alcanzado durante una negociación maratónica de más de 24 horas, al final de casi una semana de conversaciones_ fue suficiente para que los líderes del bloque bipartidista de Merkel y los socialdemócratas recomendaran pasar a las negociaciones formales de coalición.

El preacuerdo alcanzado es, según la canciller, un texto "no superficial, basado en la idea de "dar y recibir" que refleja el compromiso de las partes de trabajar para crear las condiciones para que también "dentro de diez y de quince años se siga viviendo bien en Alemania".

En el documento también se evitan precisiones sobre dos de las propuestas claves del presidente francés, Emmanuel Macron, como son la creación de un presupuesto y de un ministro de Finanzas de la eurozona. El SPD es considerado muy proeuropeo y su líder, Martin Schulz, pidió el año pasado más unión y abogó por unos "Estados Unidos de Europa".

La próxima fecha decisiva podría ser el 21 de enero.

El acuerdo garantiza una voluntad común pero no se traduce en la puesta en marcha automática de la gran coalición que gobernó Alemania durante los últimos cuatro años. Los resultados de la negociación deberán ser sometidos al visto bueno de un congreso extraordinario del SPD, primero, y de una consulta entre la militancia, después, lo que se prevé complejo, ya que las juventudes socialdemócratas y otros sectores del partido están en pie de guerra contra una nueva gran coalición.

Con el principio de acuerdo alcanzado, Merkel, que Gobierna ininterrumpidamente Alemania desde 2005, hizo gala una vez más de sus habilidades negociadoras para hacer frente a la adversidad.

Nunca antes la potencia europea había necesitado tanto tiempo para formar gobierno.

Compartir