Artistas francesas en picada contra el "puritanismo" de campaña contra el acoso

Compartir

Un centenar de artistas e intelectuales en Francia firmó este martes un manifiesto en el que critican el "puritanismo sexual" de la campaña contra el acoso detonada por el caso Weinstein en Hollywood. Ha habido hombres que han sido "sancionados en el ejercicio de su profesión, obligados a dimitir, cuando su único error fue haber tocado una rodilla, tratado de obtener un beso, hablar de cosas 'íntimas' durante una cena profesional, o haber enviado mensajes de connotación sexual a una mujer que no sentía una atracción recíproca", aseguran, hablando de una "ola purificadora".

"La violación es un crimen pero flirtear insistente y torpemente no es un crimen y la caballerosidad no es una agresión machista", señala la carta que se opone al movimiento surgido en Hollywood a partir de las denuncias de acoso en contra del productor Weinstein en octubre pasado y que tuvo otros personajes sindicados de abuso y comportamiento sexual inapropiado como Kevin Spacey, Louis CK y Dustin Hoffman.

Estas artistas han señalado que la campaña #MeToo ha conducido a una campaña de acusaciones públicas de individuos que, "sin haber tenido la posibilidad ni de responder ni de defenderse, se les ha situado al mismo nivel que los delincuentes sexuales".

Para este colectivo de mujeres, "esta fiebre de enviar a los 'cerdos' al matadero (en referencia al hashtag francés #balancetonporc ("Delata a tu cerdo"), equivalente del inglés #MeToo, NDLR), lejos de ayudar a las mujeres a ser autónomas, sirve en realidad a los intereses de los enemigos de la libertad sexual, a los extremistas religiosos, a los peores reaccionarios y a quienes estiman (...) que las mujeres son seres aparte, niños con una cara adulta, que reclaman ser protegidas".

La misiva también destaca que el MeToo promueve el "puritanismo" y es un ataque a la libertad sexual.

"Como mujeres, no nos reconocemos en este feminismo que, más allá de la denuncia de los abusos de poder, toma el rostro del odio a los hombres y a la sexualidad", concluye el texto. Añaden, haciendo uso de un argumento que diversas ONG y organismos feministas han tachado de 'ad hominem', que "el filósofo Ruwen Ogien defendió la libertad de ofender como algo indispensable para la creación artística".

Por eso, personalidades como la actriz Catherine Deneuve, la escritora Catherine Millet, la editora Joëlle Losfeld o la actriz Ingrid Caven defienden la "libertad de importunar" de los hombres, que consideran "indispensable para la libertad sexual".

Denueve, de 74 años, ya había mostrado su posición en público al defender en televisión a Roman Polanski, acusado de violar a una menor de edad hace 40 años, asegurando que el cineasta seguramente no sabía la edad de la joven. "Se acabó el tiempo". "Siempre he pensado que la palabra violación era excesiva" dijo en aquella oportunidad.

"Tenemos por delante un nuevo día y cuando finalmente amanezca ese nuevo día será gracias a muchas mujeres, muchas de las cuales están en esta sala, y muchos magníficos hombres que van a luchar unidos para garantizar que se llegue el momento en el que nadie tenga que decir nunca más, 'yo también'", finalizó Winfrey.

Compartir