Putin en Siria "llegó, vio y venció" al Estado Islámico

Compartir

Vladimir Putin, presidente de Rusia, realizaó una visita sorpresa una base aérea en Siria este lunes, en la cual dio la orden de retirar una parte del contingente militar que tiene desplegado en el país, según informó la agencia France Presse, que a su vez cita a la agencia rusa Tass.

"La coalición internacional seguirá operando en Siria en apoyo a las fuerzas locales para lograr la derrota militar del Estado Islámico (EI) y estabilizar los territorios liberados", dijo.

Algunos fueron recibidos por una pequeña multitud con consignas patrióticas, otros por altos oficiales del ejército que les agradecían su labor.

Según la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, los comentarios que ponen en duda el fin del EI en Siria "demuestran la férrea negativa a reconocer que el EI ha dejado de existir en el suelo sirio como estructura política y militar". Bombarderos Tu-22M3 salieron del aeródromo de Osetia del Norte, en el Cáucaso ruso, desde donde despegaban para atacar Siria, para alcanzar su base permanente en las regiones de Kaluga, en el centro de Rusia, y de Murmansk, en el norte.

"Sí, la amenaza terrorista sigue siendo muy elevada en el mundo".

El presidente ruso no precisó el número de soldados implicados. El comandante del contingente ruso en Siria, general Serguéi Surovikin, aseguró a Putin que las tropas que aun permanecerán en el país árabe "podrán continuar cumpliendo su tarea con la misma eficiencia".

Fuentes anónimas cercanas al ejército ruso indicaron a los diarios RBK y Kommersant que se trata de "dos tercios del contingente y de los equipos".

De 4.000 a 5.000 militares rusos fueron desplegados en Siria en estos dos años.

Ankara y Moscú apoyan a bandos enfrentados en el conflicto: Rusia respalda el régimen de Damasco y Turquía apoya a grupos rebeldes de orientación islamista, si bien ambos luchan contra el yihadista Estado Islámico.

Vladimir Putin platica con miembros de las tropas rusas, ayer, en Siria.

El lunes, el Pentágono reaccionó a este nuevo anuncio con escepticismo, afirmando que "las declaraciones rusas (.) no suelen corresponderse con una reducción real de sus efectivos militares".

Compartir