Advierten que algunos trabajadores pagarán impuesto a las Ganancias sobre el aguinaldo

Compartir

Sin embargo, no todos los empleadores se adecuaron a la nueva norma y muchos trabajadores en relación de dependencia sufrirán fuertes descuentos, señaló Infobae.

El medio aguinaldo de fin de año volverá a estar alcanzado por el impuesto a las Ganancias según detalló la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip). La intención -según el argumento oficial que se planteó cuando se impulsó la ley- es evitar que el pago del medio aguinaldo lleve los ingresos del empleado a un nivel que implique un salto a una categoría superior.

Esto es lo que vino pasando cada fin de año hasta 2016 y generó los recurrentes reclamos de las organizaciones sindicales para que se exima del impuesto al medio aguinaldo. Según la AFIP partir del 2018 no debería continar sucediendo. Desde el 2014 los gobiernos decidieron exceptuar a los trabajadores del pago del tributo en el medio aguinaldo de diciembre hasta determinado monto en particular para salarios medios, situación que cambia a partir de este año y que significará un golpe en el bolsillo de algunos.

Pero ni esta solución aparente evitará que algunos empleados sufran descuentos sobre el aguinaldo.

En este sentido, es importante tener en cuenta que la AFIP tendrá en cuenta si el empleado recibió un aumento en el último semestre, ya que la deducción de ganancias podría ser superar al 8.33% del último ingreso considerando que el aguinaldo se calcula en la mayor remuneración del año.

-Si por problemas de instrumentación, el descuento de 8,33% no se aplicó en todos los meses.

-Para la determinación del importe a retener en el mes, los empleadores y otros agentes de retención deberán adicionar a la ganancia bruta y a las retribuciones no habituales de cada mes calendario una doceaba parte de la suma de esos montos en concepto de SAC.

El organismo recaudador aconsejó a los empleados que carguen cuanto antes las deducciones en el Siradig, y que podrán realizar dicha operación hasta el 31 de enero.

Los trabajadores pueden deducir cargas de familia, gastos médicos, pagos de personal doméstico, cuotas de medicina prepaga, alquileres, donaciones o intereses de créditos hipotecarios, entre otros rubros.

Compartir