Renunció un senador demócrata por acusaciones de acoso

Compartir

El senador Al Franken, un demócrata de Minnesota, planea renunciar en las próximas semanas.

Franken, un excomediante del programa "Saturday Night Live" de NBC, había buscado en principio permanecer en el Senado y cooperar con la investigación de la Comisión de Ética diciendo que trabajaría para restaurar la confianza de los residentes de Minnesota.

"Déjenme ser claro, puedo renunciar a mi puesto, pero no renunciaré a mi voz", dijo Franken.

El miércoles, más de una docena de senadoras demócratas le pidieron que renuncie tras conocerse una sexta acusación de abusos sexuales.

Las acusaciones contra Franken incluyen un episodio en el que besó a la fuerza a una mujer durante un recorrido de las Fuerzas Armadas antes de ser elegido, además de varias denuncias sobre que tocó a otras mujeres mientras posaba con ellas para en unas fotografías.

"Necesitamos pintar una raya en la arena y decir que nada de esto es apropiado, que nada de esto es aceptable", dijo en rueda de prensa la senadora demócrata de Nueva York, Kirsten Gillibrand.

A las legisladoras demócratas se sumó también el jefe del Comité Nacional Demócrata (DNC, secretariado del partido), Tom Pérez.

Después, un torrente de demócratas la siguió en su pedido.

La campaña contra Franken, uno de los senadores más progresistas en la cámara alta de Estados Unidos, sigue a una iniciativa similar que forzó la decisión del representante demócrata por Georgia, John Conyers, de no buscar una nueva reelección tras ser acusado de hostigamiento sexual. "Es evidente que este ha sido un problema sumamente perjudicial desde hace mucho tiempo y es hora de que él se haga a un lado".

El miércoles, la revista Time publicó un hito editorial en su tapa y eligió como "Persona del Año" a las víctimas que "rompieron el silencio" para denunciar el acoso y el abuso sexual en espacios de poder en Estados Unidos y que forjaron el movimiento colectivo #MeToo (#YoTambién).

El senador se refería, respectivamente, a las acusaciones que han perseguido hasta la Casa Blanca al presidente Donald Trump, y al juez conservador, Roy Moore, quien el próximo martes se disputará el escaño de Alabama en el Senado que dejó vacante el ahora fiscal general, Jeff Sessions.

Compartir