Nasralla pide tribunal internacional para revisar actas — Honduras

Compartir

La violencia y las protestas se han sucedido desde que el pasado 26 de noviembre Juan Orlando Hernández (actual presidente) y Salvador Nasralla se declararan ganadores de las elecciones presidenciales y movilizarán a sus bases en defensa de su legitimidad.

Nasralla sostiene que ellos vencieron el fraude, y que para solventar la crisis política se debe revisar las 18 mil actas electorales o ir a una segunda vuelta presidencial.

'Nosotros seguimos trabajando, seguimos invitándoles para que se acerquen, platiquemos y busquemos el diálogo', dijo el presidente magistrado del TSE, David Matamoros, en una comparecencia ante la prensa.

La MOE señaló también que "la falta de confianza en el proceso" electoral "ha desatado protestas que se han tornado, en ocasiones, violentas".

A las fuerzas de seguridad del país, la MOE-OEA las instó a "actuar con suma cautela, respetando el derecho de manifestación y actuando con proporcionalidad, especialmente en los horarios de toque de queda, y siempre conforme a los protocolos de derechos humanos". "La policía es una institución organizada, jerarquizada y seria, y no la podemos politizar ni utilizar por intereses de orden personal", ha afirmado el ministro de Seguridad en relación a un supuesto atraso en el pago de los salarios y ha asegurado que las retribuciones se hicieron en regla.

Nasralla, abanderado de la coalición Alianza de Oposición contra la Dictadura, denunció un fraude porque en los primeros conteos divulgados por el TSE, con el 57 por ciento de las mesas escrutadas, él ganaba con una diferencia de cinco puntos que se fue acortando hasta revertirse a favor de Hernández. El sociólogo e investigador de la Universidad Nacional de Honduras, Eugenio Sosa considera que un foco de la tensión ha sido "la imposición finalmente de la reelección, sellada por un Tribunal Supremo Electoral (TSE), en el cual amplísimos sectores sociales no creen". Sin embargo, el presidente del TSE desestimó el pedido de la oposición de delegar la revisión de las actas y los votos a un órgano internacional imparcial.

La Alianza exige que el contejamiento se haga no sólo con las actas, sino con los cuadernillos de votación, debido a que tienen pruebas que hay irregularidades.

Estas promesas ocurren tras la negativa de cuerpos policiales como Los Cobras a reprimir a los ciudadanos hondureños durante el toque de queda impuesto por la situación electoral.

Compartir