Reforma Fiscal en EU pondrá en riesgo competitividad : Octavio de la Torre

Compartir

Lo que la reforma fiscal puede provocar, previó "es que muchas compañías rediseñen su estrategia de localización de planes corporativos pero no necesariamente sus decisiones de inversión desde el punto de vista de plantas de producción", explicó Guajardo y pidió cuidado en analizarla "de manera integral", con todos sus componentes y candados que le pusieron para determinar si afectará los flujos de inversión en México.

A México le cayó de sorpresa la Reforma Fiscal de Donald Trump que fue aprobada en una apretada votación.

Si bien la tasa de los impuestos corporativos en el vecino país se reducirá de 35 a 20 por ciento con dicha reforma, también "se eliminaron las deducciones estatales que a veces son muy onerosas para el sector privado".

Entre las implicaciones negativas para México se encuentran una mayor depreciación del peso, ya que EUA se vuelve más atractivo.

La casa de bolsa y el banco CI indicaron que todavía "no hay claridad ni seguridad en Estados Unidos de que la innovación fiscal genere mayor crecimiento económico que compense la baja en los ingresos públicos" y por eso se ha retrasado su aprobación.

El cambio, comentó, "tuvo que ver con el tema que en Estados Unidos estaban votando la reforma fiscal y los liderazgos republicanos que apoyan el TLCAN mandaron el mensaje de no complicar más el trabajo legislativo con cosas radicales en materia de negociación". También habrá una menor inversión en algunas industrias.

Para Siller actualmente no hay un mecanismo que ayude a paliar la pérdida de competitividad que sufrirán las empresas mexicanas ante la nueva legislación estadounidense, pero desde Banco Base consideran que el próximo presidente de México tendrá la tarea de hacer esa reforma transversal que seguramente tendrá que incluir un adelgazamiento del gobierno (un recorte al gasto gubernamental) y un reordenamiento de los impuestos que priorice mejor quienes pagan y cuánto. Se incluye la simplificación de beneficios fiscales para el retiro y la educación superior. Trump promueve un nuevo impuesto de 20% al dinero que las matrices invierten a sus subsidiarias fuera de Estados Unidos.

Compartir