En un año de Trump, disminuyen arrestos en frontera México-EU

Compartir

"Las remociones en general están en baja porque la frontera está bajo mejor control de lo que ha estado en 45 años", dijo Thomas Homan, vicedirector de ICE, en una conferencia de prensa.

Homan y el resto de funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional insistieron en la necesidad de construir un muro entre México y EEUU, a pesar del significativo descenso en la llegada de inmigrantes, y aseguraron que el Gobierno volverá a pedir fondos al Congreso para construir la barrera fronteriza.

En tanto, el número de capturas de extranjeros que residen sin permiso legal en Estados Unidos se disparó en el mismo periodo. Como parte de los apresados en el área limítrofe, 127 mil 938 son originarios de México, y 162 mil 891 provenían de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Desde la llegada de Donald Trump al poder en enero, las cifras de llegadas han descendido significativamente, aunque en mayo comenzaron a registrarse incrementos mensuales del número de detenciones en la frontera con México, especialmente familias o niños que viajan solos.

Varios expertos han bautizado como "fenómeno Trump" la bajada en el número de llegadas, pues creen que la retórica del mandatario ha intimidado a los inmigrantes y les ha obligado a permanecer en casa. En total, las autoridades norteamericanas detuvieron a 454 mil uno inmigrantes que vivían de manera irregular en el país, cometieron algún crimen o trataron de entrar a través de la frontera, y 310 mil 531 fueron arrestados por el ICE.

Las deportaciones del 2017 fueron menores a las de todos los períodos comprendidos en el Gobierno del expresidente Barack Obama, según cifras anteriores del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) estadounidense.

Del total de detenciones de inmigrantes indocumentados en el territorio estadunidense, el gobierno de Trump estableció que 303 mil 916 se registraron en la frontera sur que colinda con el territorio mexicano.

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés), cuyos agentes recogen gente a deportar lejos de la frontera, efectuó 143,470 arrestos, 25% más que los 114,434 del año anterior.

Bajo las políticas de Trump, existe la misma probabilidad de deportación para cualquiera de los 11 millones de inmigrantes indocumentados que se calcula que viven en EEUU.

Compartir