Confirma CNDH violaciones del Ejército en Tepatitlán; allanaron, torturaron y ejecutaron

Compartir

Fue el padre de una de las víctimas quien levantó la denuncia; según su testimonio, el 27 de enero de 2016, día de los hechos, elementos del Ejército retuvieron a su hijo, un sobrino y dos personas más en la Finca de su propiedad, a donde le impidieron ingresar y desde donde escuchó que pedían auxilio.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió la Recomendación 54/2017 al secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos por los hechos, atribuidos a efectivos del Tercer Batallón de la Brigada de Fusileros Paracaidistas, en Tepatitlán de Morelos, Jalisco.

Tres horas después de la detención arbitraria, los militares subieron a tres de los detenidos en la parte trasera de la camioneta y aseguraron el vehículo de uno de estos, mientras el cuarto detenido fue dejado en libertad.

Al investigar el paradero de sus familiares, Agencias del Ministerio Público local y federal no le proporcionaron información.

Tras sus indagatorias, la CNDH determinó que los militares ingresaron de manera ilegal al domicilio ya que no presentaron la orden de cateo correspondiente, y al interior, las personas fueron torturadas y violentadas sexualmente. Además, al interior del mismo, las personas fueron víctimas de tortura y violencia sexual.

"Por el contrario, fueron golpeados, trasladados a varios lugares y, finalmente, conducidos a un sitio deshabitado, donde fueron víctimas de malos tratos".

Es por el cateo ilegal en agravio de cuatro personas; la detención arbitraria, desaparición forzada, tortura y violencia sexual de tres de ellas, así como la ejecución arbitraria de dos.

"Según la declaración de la víctima sobreviviente, el personal militar intentó privarla de la vida pretendiendo, en diversas ocasiones, quebrarle el cuello aplicándole una técnica conocida como 'llave china', observando que a las otras dos personas sí les habían torcido el cuello", agregó la Comisión. La CNDH constató que los elementos del Ejército privaron arbitrariamente de la vida a las otras dos personas.

La CNDH reconoció que la Sedena ha realizado acciones de reparación del daño al entregar recursos económicos y brindar atención médica a una víctimas, así como atención psicológica a los familiares.

La Sedena también deberá inscribir a las víctimas en el Registro Nacional de Víctimas y colaborar en las denuncias que la CNDH presente ante la Procuraduría General de la República y el Órgano Interno de Control en la Sedena para la investigación de los hechos.

"La CNDH reitera que cualquier persona que cometa conductas delictivas debe ser sujeta a proceso, para que sus actos sean sancionados dentro del marco de derecho y respetando en todo momento los derechos humanos consagrados en las normatividades nacional e internacional".

También solicitó que imparta cursos de capacitación a militares "para prevenir y proscribir la desaparición forzada, tortura, tratos crueles, detenciones arbitrarias y cateos ilegales", además de elaborar o actualizar el protocolo para filmar los operativos militares.

Compartir