Emilio Lozoya. Los videos secretos de Odebrecht

Compartir

Luis Alberto Meneses Weyll, ex director de Odebrecht en México hasta mediados de este año, se presentó el 16 de diciembre de 2016 en la sede de la Procuraduría General de la República, en el municipio de Guarulhos, estado de Sao Paulo, en Brasil.

Su testimonio, ya en manos del Tribunal Superior de Justicia de Brasil, forma parte de las investigaciones del caso conocido como Lava Jato, la mayor investigación sobre corrupción en la historia de América Latina.

El vicepresidente para América Latina y Angola, Luiz Mameri, también habló del ex director de Pemex y entregó información que implicó al ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.

En la noche del lunes, el término Emilio Lozoya fue tendencia en Twitter.

A partir de todas estas "delaciones premiadas” es que se sabe ahora que Odebrecht ofrecía pagos para lograr muy distintos favores: que le dieran contratos, o para que aceptasen precios inflados por sus servicios". Si llegaran a mentir o proporcionar información errónea, el juez a cargo puede eliminar estos beneficios o incluso aumentar las penas.

"Él solicitó un reconocimiento de cinco millones de dólares, le sugería a mi líder que aprobaremos una buena cantidad para reconocer la actividad que estaba desarrollando y así lo hicimos". Cuentan que era una manera de asegurar los favores de quien se había colocado como una figura prominente en la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto.

Los tres coinciden: Odebrecht pagó "propinas" o sobornos por al menos 10 millones de dólares a Emilio Lozoya Austin, que fueron transferidos a las cuentas bancarias que él proporcionó.

Una vez que Lozoya llegó a la dirección general de Pemex, dijeron los delatores, las cosas se mantuvieron en un buen tono, lo buscaron y le pidieron ayuda para ganar contratos y éste les respondió positivamente. Además, la organización compartió documentos que obtuvieron sobre las transferencias a empresas "off shore" donde Lozoya pidió que le depositaran el dinero. La oficina de Hilberto da Silva dio la orden de transferir un millón de dólares a la cuenta que Zecapan SA, otra empresa instalada en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes Británicas.

Compartir