Papa anima a diálogo y rigor contra el trabajo infantil

Compartir

Ryder está en la capital para participar en la conferencia sobre trabajo infantil, que reúne a representantes de casi dos centenares de países y busca reducir las cifras actuales sobre esa lacra.

El papa Francisco envió hoy un mensaje de ánimo para que los participantes de la IV Conferencia Mundial de la Erradicación Sostentible del Trabajo Infantil, organizada estos días en Buenos Aires, encuentren medidas para el desarrollo sostenible con "diálogo, creatividad y vigor".

El activista reconocido en todo el mundo por haber rescatado en su país a más de 86.000 niños esclavos, indicó que también "se necesitan fuertes resoluciones y acciones concretas sobre el terreno para combatir el trabajo infantil" en toda su extensión, además de "la coordinación entre varias agencias".

La primera de estas convenciones tuvo lugar en Oslo, en 1997, la segunda en La Haya, en 2010, y la última en Brasilia, hace cuatro años. "Marchemos hacia adelante para que el trabajo infantil sea historia", convocó Satyarthi.

"Convencido de que el trabajo infantil acentúa y hunde en la pobreza a los niños que son utilizados como mano de obra barata, el Premio Nobel de la Paz destacó la importancia de lograr un pacto de consenso entre el poder político, las corporaciones y las organizaciones sociales para erradicar definitivamente el trabajo forzoso y la esclavitud infantil". "Si bien el plan nacional todavía tiene desafíos porque su implementación va a requerir presupuestos, articular con las provincias e implementar la ley que penaliza el trabajo infantil, hay una buena perspectiva del Ministerio de Trabajo para instalar estos temas y plantear una planificación".

"Los gobiernos, el sector privado vinculado a los negocios y las agencias de la sociedad civil deberían trabajar mano a mano, y para ello, tienen que trabajar en generarse confianza", detalló.

"Hoy el trabajo infantil afecta 152 millones de niños".

Durante la cita el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el británico Guy Ryder, aseguró que no se puede más tolerar lo intolerable.

Para ello, "tenemos que ser más competentes, porque (nos encontramos ante) esta gente que son mafias, gente muy poderosa, y hay que luchar contra el negocio del trabajo forzoso", concluyó.

Compartir