Constituyente respalda a gobierno venezolano para refinanciar deuda

Compartir

Denunció que "se trata de una acción orquestada entre poderes imperiales, agencias de calificación de riesgo, trasnacionales de la comunicación, para crear una situación artificiosa sobre Venezuela".

El Gobierno de Venezuela dijo que inició el martes el pago de unos US$200 millones en intereses de su deuda soberana, que están demorados desde hace 30 días.

En consecuencia de esto la agencia internacional indicó que devalúa la calificación de la deuda venezolana en moneda extranjera de largo y de corto plazo de 'CC/C' a 'SD/D', lo que significa "default selectivo".

La cita con tenedores de bonos de Venezuela, Estados Unidos, Panamá, Reino Unido, Portugal, Colombia, Chile, Argentina, Japón y Alemania se llevó a cabo el lunes en el Palacio de Miraflores, sede del gobierno.

Delegados de la llamada "revolución bolivariana" sostuvieron hoy una reunión con acreedores de la deuda nacional para intentar renegociarla, un primer encuentro del que no surgieron acuerdos o propuestas concretas y en el que el Gobierno de Venezuela informó a sus acreedores de sus limitaciones para pagar.

El presidente Nicolás Maduro anunció el 2 de noviembre que buscaría "refinanciar y reestructurar" la deuda, debido a una "persecución financiera" comandada por Washington.

Son las reservas que tiene Venezuela, pero debe pagar 1.470 millones este año y 8.000 millones en 2018.

En la reunión también estuvo presente el ministro de Economía y Finanzas, Simón Zerpa, quien, junto a El Aissami, integran la lista de sancionados por el gobierno de Donald Trump.

Una evaluación negativa de ISDA accionaría el pago de los seguros CDS (Credit Default Swaps).

Durante los últimos cuatro años Venezuela ha cumplido con los pagos de la deuda externa por un monto total de 71.700 millones de dólares.

El lunes, China y Rusia boicotearon junto con Bolivia y Egipto una reunión en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre Venezuela, en la cual Estados Unidos calificó al país como "una amenaza".

Con el desplome de los precios del petróleo, fuente de 96% de divisas del país, el gobierno recortó drásticamente importaciones para pagar deuda, provocando severa escasez de alimentos y medicinas.

Compartir