Científicos lanzan una importante advertencia a la humanidad

Compartir

Este aviso ya se hizo viral a través del hashtag #ScientistsWarningToHumanity, con lo que consiguió obtener las más de 15,000 firmas de investigadores alrededor de todo el mundo. La Tierra sigue en el limbo ante la negligencia que han mostrado los humanos con más ímpetu en estos últimos años, así ha sido declarado por un grupo de 15.000 científicos entre los cuales se encuentra ganadores del premio Nobel, reseñó ABC de España. Conscientes de que el planeta pudiera quedar "irremediablemente mutilado", en noviembre de 1992, la Union of Concerned Scientists lanzó una advertencia a la humanidad, firmada por 1,700 científicos, para intentar revertir los efectos antropogénicos en nueve aspectos del medio ambiente.

"La humanidad no está tomando las medidas urgentes necesarias para salvaguardar nuestra biosfera en peligro".

Los expertos que redactaron el texto, un equipo internacional dirigido por el profesor de la Universidad de Oregon William Ripple, utilizó datos entregados por agencias gubernamentales y organizaciones sin fines de lucro para concluir que la amenaza constituye un daño sustancial e irreversible para la Tierra. "Algunos podrían pensar que estamos siendo alarmistas, pero los firmantes de esta segunda advertencia no solo no están lanzando una falsa alarma, sino que están reconociendo que existen señales obvias de que estamos yendo por un camino insostenible", indica Ripple. "Esperamos que nuestro documento encienda un amplio debate público sobre el medioambiente y el clima global".

Algunas de ellas tienen que ver con incrementar el número de reservas marinas y terrestres, la aplicación de leyes contra el comercio de vida silvestre, la caza furtiva y la adopción de manera masiva de energías renovables y otras tecnologías verdes.

Entre las tendencias negativas el artículo señala la reducción del 26 % en la cantidad de agua dulce disponible "per capita", el descenso en las capturas de pescado salvaje, a pesar del aumento de los esfuerzos pesqueros, o un incremento del 75 % en las zonas muertas de los océanos.

Pero no todo está perdido, la disminución de las sustancias que desgastan la capa de ozono y el crecimiento de las energías renovables, son una prueba de que hacer los cambios necesarios puede resultar benéfico para nuestro mundo, señalan los investigadores.

La Alianza de Científicos Mundiales también destaca el aumento del 35 % de la población humana, mientras se da una reducción colectiva del 29 % en el número de mamíferos, reptiles, anfibios, aves y peces.

Compartir