Trump "me hizo llorar": viuda de soldado de EEUU muerto en Níger

Compartir

Como es costumbre de Trump, acudió a defenderse "desmintiendo" el testimonio de Myeshia Johnson para decir que tuvo una placentera charla con ella y que jamás tambaleó para decir el nombre de su esposo. "Me hizo llorar porque me enojó mucho el tono de su voz y cómo lo dijo", relató.

Donald Trump salió nuevamente a defenderse en el caso de la viuda del soldado La David Johnson, falecido en un ataque en Níger, asegurando que siempre lo trató por su nombre cuando la telefoneó para darle el pésame.

Myeshia Johnsn de 24 años de edad recibió una llamada del presidente cuando estaba a punto de dirigirse al aeropuerto para recibir el ataúd con el cuerpo de su marido, pero según acusó, el presidente ni siquiera se acordaba del nombre de su marido y que la conversación fue tan molesta que terminó hiriéndola aún más.

Johnson, quien espera su tercer hijo para enero, citó lo que el presidente Trump dijo de su esposo, un miembro de la unidad de fuerzas especiales del ejército, "Sabía para qué se inscribió, pero duele de todos modos".

La disputa comenzó después que Frederica Wilson escuchó la llamada telefónica que Trump le hizo el lunes a Myeshia Johnson, viuda del sargento afroamericano La David Johnson, en la cual, según la legisladora, el mandatario señaló que el militar sabía a lo que se había metido al entrar al ejército.

Un poco antes, la mujer había aparecido en el programa "Good Morning America" sugiriendo que Trump se había trastabillado a llamar a su marido y que solo lo había recordado porque tenía un reporte al frente suyo.

El protagonista de películas tan conocidas como Forrest Gump (1994) hizo estos comentarios después de la polémica surgida esta semana por la llamada de Trump a la viuda del sargento La David Johnson, muerto este mes en una emboscada en Níger en la que también murieron otros tres militares estadounidenses.

Durante el fin de semana, el presidente Trump tuiteó "la chiflada de la congresista Wilson es el regalo para el Partido Republicano, un desastre para los demócratas". "Todo el tiempo que he pedido ver a mi esposo, no me lo han permitido", declaró. Ellos no me han mostrado un dedo, una mano.

Compartir