Rajoy le pone plazo a Cataluña y amenaza con eliminar su autonomía

Compartir

"En la respuesta que el presidente de la Generalitat dé a este requerimiento, ahí se marcará el futuro de los acontecimientos en los próximos días", dijo Rajoy, asegurando que va a actuar "con prudencia y con responsabilidad".

La consiguiente crisis, subrayó, significa que "nuestra democracia vive uno de los momentos más graves de su historia reciente".

"El Gobierno quiere ofrecer certezas a los españoles, especialmente a los catalanes, y quiere evitar la confusión generada por las autoridades de la Generalitat sobre una cuestión que tanto les afecta y les preocupa".

No aludió a la violencia de la represión policial durante la jornada del referendo, pero dijo que "nadie puede estar orgulloso" de la imagen proyectada por España, que atribuyó en exclusividad a la dirigencia separatista.

Sobre la sesión del parlamento catalán del martes, en la que Puigdemont hizo un amago de declarar la independencia y la retiró inmediatamente, para facilitar el diálogo, Rajoy dijo que es "absolutamente lamentable".

Abogados catalanes, grupos de la sociedad civil y políticos de toda España han ofrecido sus servicios como mediadores, ofertas que el presidente rechazó aunque las agradeció. "No hay mediación posible entre la ley democrática y la desobediencia o la ilegalidad", afirmó el líder del Partido Popular.

El presidente del Gobierno ha comparecido pasadas las 12 de este miércoles, en el Palacio de la Moncloa, para anunciar las medidas que acababa de adoptar el Consejo de Ministros extraordinario, y que suponen la respuesta del Ejecutivo a la declaración de independencia "implícita", como la calificó ayer Moncloa, de Puigdemont.

En caso de que Puigdemont incumpla los plazos, o su respuesta no sea satisfactoria para el gobierno, este empezará a tomar medidas concretas bajo el Artículo 155 de la Constitución, que prevé la suspensión total o parcial de la autonomía de una región.

Unos 2,3 millones de catalanes, el equivalente al 43% del electorado de la región, participaron en el referendo. Los contrarios a la consulta señalaron que boicotearían la consulta. Más recientemente se han hecho manifestaciones en Cataluña y Madrid pidiendo la unidad de España. El pacto que alcanzó con el jefe del Ejecutivo, según explicó Sánchez, consiste en activar "inmediatamente" una comisión para la evaluación del "Estado autonómico", que ya está registrada en el Parlamento y tendrá una duración de seis meses.

En el editorial de la semana, la revista señala, según el periódico El Mundo, que la intención de separarse de España obedece a motivos económicos: "Cataluña reclama la independencia porque no quiere seguir pagando a otras regiones de España menos ricas que ella (.) La lengua, la cultura, las tradiciones están bien para las postales, pero el dinero está mejor", asegura.

Compartir