Gils Carbó fue procesada

Compartir

Además la embargó por 7 millones de pesos.

Alejandra Gils Carbó, Procuradora General de la Nación, fue procesada esta tarde por el juez federal Julián Ercolini por el delito de administración fraudulenta en la compra de un edificio para la PGN (Procuración General de la Nación).

En la resolución de más de 200 páginas, el juez Ercolini consideró que la Procuradora General de la Nación, fue coautora del delito de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública, que implica una pena de dos a seis años.

Esa empresa a su vez le pagó a la inmobiliaria de Bárbara Jaureguiberry la suma de 7,7 millones de pesos en comisión por el asesoramiento para la venta del inmueble.

El fallo dio por cierto "un complejo plan orientado a adquirir directamente" para el Ministerio Público Fiscal, un edificio en el centro de la capital argentina bajo la "simulación engañosa de una licitación pública".

En la investigación se demostró que se pagaron comisiones por la compra del edificio que la Procuración abonó $43.850.000 a la empresa Arfinsa del Grupo Bemberg.

El ministro de Justicia, Germán Garavano, le exigió hoy a Alejandra Gils Carbó que pida licencia.

Mediante la maniobra, según indicó el juez, se generó "de modo deliberado un lucro indebido para algunos de sus intervinientes", que como contrapartida "conformó un perjuicio patrimonial apreciable para el Estado nacional".

De la comisión percibida por Jaureguberry, 3 millones fueron para Juan Carlos Thill, "persona dedicada a la producción de seguros y que carecía de antecedentes en el mercado inmobiliario", medio hermano de Guillermo Alfredo Bellingi, un subdirector de la Procuración que intervino en la licitación, de acuerdo con la acusación.

La defensa de Gils Carbó está actualmente en manos de León Arslanián, después de que la Procuradora decidiera reemplazar al abogado Alejandro Rúa, letrado que defiende a Cristina Fernández de Kirchner en la causa iniciada por la denuncia de Alberto Nisman.

Compartir