Liberan en Pakistán a una familia norteamericana secuestrada por talibanes

Compartir

Un hombre canadiense, Joshua Boyle, su esposa estadounidense, Caitlan Coleman, y sus tres hijos fueron trasladados a Pakistán, para finalmente poder encarar su regreso definitivo a casa, informó el Ejército de este país y la Casa Blanca.

La pareja fue tomada como rehén durante un viaje de mochileros en Afganistán en 2012.

La pareja y dos de sus hijos aparecieron en diciembre de 2016 en un video de los insurgentes afganos, pidiéndole al entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que rescatara a la familia.

En un comunicado, el presidente Donald Trump elogió la liberación de los rehenes y dijo que es un "momento positivo" para la relación entre EE.UU. y Pakistán. La operación ocurrió "anoche" y condujo a la liberación de la familia.

"La operación de las fuerzas pakistaníes, llevada a cabo gracias a la inteligencia fiable de las autoridades de EEUU, tuvo éxito; todos los rehenes fueron recuperados sanos y salvos, y serán repatriados a su país de origen", señala el texto.

"El éxito subraya la importancia de compartir inteligencia y el compromiso de Pakistán en la lucha contra esta amenaza a través de la cooperación entre las dos fuerzas (estadounidenses y paquistaníes) contra el enemigo común", afirmó el ISPR.

Esta es la primera visita a Islamabad de una delegación estadounidense de alto nivel después de las críticas de Trump en el anuncio de su nueva estrategia para Afganistán y de que Pakistán pospusiera las visitas oficiales entre ambos países, incluida una visita de la propia Curtis a finales de agosto.

La liberación de Boyle, Coleman y sus hijos se produce en un momento de tensiones entre Washington e Islamabad, después de Trump asegurase el pasado 21 de agosto que Pakistán tenía "mucho que perder" si continuaba "albergando" a terroristas.

"La cooperación del Gobierno paquistaní es una señal que demuestra que está cumpliendo con las demandas estadounidenses para que haga más para mejorar la seguridad en la región", consideró Trump.

Los militares estadounidenses remitieron todas las preguntas al Departamento de Estado.

Compartir