España celebra fiesta nacional en plena crisis secesionista

Compartir

Más de 60.000 personas celebraron este jueves la fiesta nacional de España con una marcha en Barcelona, donde se lanzaron duros mensajes hacia los dirigentes catalanes, enfrentados en una grave crisis con el poder central por sus intenciones de proclamar la independencia.

Dos pequeños grupos se enfrentaron mientras ocurría la manifestación, arrojando sillas desde la terraza de una cafetería, unos contra otros, antes de que la policía local los separara.

En Barcelona también se celebró la fiesta nacional de España.

Los manifestantes portaron banderas españolas y catalanas, y muchos de ellos vistieron camisetas moradas con el lema "respeto" escrito por delante y "Somos españoles".

Una protesta separada de unos 200 seguidores de grupos de extrema derecha y nacionalistas españoles finalizó en el cerro Montjuic de Barcelona con discursos y la quema de una "estelada", la bandera no oficial de Cataluña que se ha convertido en un símbolo para los separatistas catalanes.

El lunes vence el plazo que el gobierno español dio a Carles Puigdemont, presidente de Cataluña, para que aclare la declaración de independencia que hizo ante el Parlamento catalán. Rajoy insinuó que España podría tomar el control total o parcial de Cataluña bajo un artículo de la Constitución española.

Este jueves se celebró el Día de la Hispanidad, en memoria de la llegada de Cristóbal Colón a América en 1492, donde tradicionalmente se hace un desfile militar presidido por el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, y por el rey Felipe VI en Madrid.

Varias municipalidades catalanas anunciaron que ignorarían el feriado y trabajarán como un día normal. Las autoridades regionales informaron que el 90% de los votos fueron a favor de la separación y declararon que los resultados son válidos.

Compartir