Existen hasta 30 ejemplares de Vaquita Marina en México

Compartir

La población de Vaquitas Marinas asciende a unos 30 ejemplares, afirmó el coordinador del Proyecto para la Preservación de la especie, Lorenzo Rojas, para desmentir el mito de que el mamífero ya se había extinguido.

Explicó que llegaron a San Felipe cuatro delfines nariz de botella (Tursiops truncatus) que la Armada de Estados Unidos entrenó para la búsqueda de vaquitas marinas en el Alto Golfo de California.

El Plan de México para la Conservación de la Vaquita Marina es el primero en su tipo a nivel mundial, pues conjuga acciones de diversas dependencias como la Secretaría de Marina (Semar) y la Secretaría Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). "Fue un trabajo exitoso, sabemos que nos van a ayudar a rastrearlas".

La vaquita marina es un ejemplar en peligro de extinción debido a la pesca indiscriminada y accidental en contra de la especie.

"Es un esfuerzo que, además de tener el respaldo y profesionalismo de un grupo multidisciplinario de expertos, cuenta con el apoyo de un equipo de delfines entrenados".

El Almirante Vidal Francisco Soberón Sanz expresó su "gran satisfacción de atestiguar dos proyectos de especial relevancia.El primero representa una de las más legítimas muestras de unión de voluntades: el plan de conservación, protección y recuperación de la vaquita marina".

Lorenzo Rojas sostuvo que dentro de la estrategia para preservar la especie se encuentra la búsqueda, por método acústicos y visuales; y a partir de hoy, mediante la utilización de delfines entrenados.

Según el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita, a diciembre de 2015, se calculaba que quedaban unos 60 ejemplares.

Los delfines junto con un equipo de especialistas en la identificación de las vaquitas marinas, quienes irán a bordo de tres embarcaciones, saldrán a buscar a estos cetáceos, para lo cual se han instalado hidrófonos en el mar que registrarán los sonidos de las vaquitas en el sitio y adonde se haya identificado el sonido acudirán las embarcaciones y los delfines, los cuales, a modo de señal, saltarán cuando hayan detectado una marsopa. Pero si lo permite, la vaquita marina será capturada y llevada a una estación terrestre en la comunidad de San Felipe, en la península de Baja California, donde pasará 48 horas en observación para analizar su comportamiento.

"Cuando salen a respirar sólo se alcanza a ver una parte del lomo y de la aleta dorsal". No saltan y no tienen un soplo visible como las ballenas.

Ricardo Rebolledo, de la organización Animal Care, dio a conocer que una vez localizadas, las vaquitas marinas serán ubicadas en el santuario para monitorear su estado de salud.

Compartir