Les guste o no, Google, Facebook y Twitter deberán hablar de ciberpolítica

Compartir

El Comité de Inteligencia del Senado solicitó a las empresas Google, Facebook y Twitter testificar sobre la injerencia de Rusia en asuntos políticos de Estados Unidos.

La audiencia será el 1 de noviembre próximo, como parte de la búsqueda de evidencia sobre la manipulación de datos de manera encubierta en la campaña que llevó a Donald Trump a ganar la presidencia.

Representantes de Facebook y Google de Alphabet Inc confirmaron que recibieron las invitaciones de la comisión del Senado, pero no aclararon si asistirían. Twitter rechazó hacer comentarios. "La mayoría de anuncios dirigidos por esas cuentas no hacía referencia específica a la elección presidencial de Estados Unidos, votación o un candidato particular", dijo a principio de mes Alex Stamos, director de la Oficina de Seguridad de Facebook. "Más bien, los anuncios y cuentas parecieron focalizarse en amplificar la división social y el espectro ideológico a través de mensajes políticos, tocando asuntos que van desde temas de la comunidad LGBT a asuntos raciales y de inmigración a los derechos sobre armas".

Facebook manifestó la semana pasada su disposición a colaborar con las pesquisas y poner a disposición del congreso, la información relacionada con la compra de publicidad por parte de usuarios rusos durante el periodo electoral.

El presidente ha sido escéptico de las conclusiones de las agencias de inteligencia de Estados Unidos de que Rusia participó en las elecciones y ha negado su campaña en complicidad con Moscú.

"Facebook siempre fue anti-Trump". Según han filtrado miembros del Congreso a los medios Quartz y The New York Times, tendrán que declarar para esclarecer los hechos. "Según un estudio de la Universidad de Indiana junto a la del Sur de California, el 15% de los perfiles de Twitter son falsos".

El Congreso estadounidense investigará a Twitter, porque no cree que Facebook sea la única red social afectada por la trama rusa y su capacidad para manipular a través de Internet, el objetivo es probar que Twitter fue objeto de pruebas fraudulentas para modular la opinión.

"Así es como funciona una plataforma para todas las ideas", escribió Zuckerberg en su página personal de Facebook.

Compartir