Huracán Max se debilita pero permanece la alerta en México

Compartir

El paso del huracán "Max" por el estado de Guerrero ocasionó la inundación de por lo menos 300 casas, informó el gobernador de la entidad, Héctor Astudillo.

El funcionario de la SPCE, dio a conocer en el comunicado de prensa, que las mil 313 casas que resultaron inundadas, 424 corresponden al municipio de Petatlán, 250 a Juchitán, 217 a Coyuca de Benítez, 200 a San Marcos, 107 a Ometepec, 99 se ubican en Atoyac, 15 en Acapulco, una más en San Jerónimo, pero aclara que el número puede incrementarse debido a que los daños a casas se están evaluado en los municipios de Florencio Villarreal, Ayutla, Azoyú, Cuautepec.

La Secretaria de Protección Civil anunció la habilitación de 25 refugios temporales en las regiones de Acapulco, Costa Grande y Costa Chica, de los cuales diez ya se encuentran en operación, atendiendo a 688 personas.

La Secretaría de Protección Civil (PC) estatal informó que esta mañana la tormenta tropical Max se intensificó a huracán categoría 1, con rachas de 150 kilómetros por hora, localizándose a 85 kilómetros al suroeste del puerto de Acapulco y desplazamiento hacia el este.

PC reporta que fueron rescatadas 9 personas de ríos, hay dos desaparecidos, uno de ellos es una joven de 19 años de edad; por las intensas lluvias se desbordaron 17 arroyos, nueve de ellos en la región Costa Chica.

Al tocar tierra firme, y por no ser capaz de ser alimentada su fuerza por agua cálida del Pacífico, Max se degradó este viernes a una amplia área de baja presión, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

Si bien, sus remanentes todavía tienen potencia para causar fuertes lluvias en Guerrero y en el vecino estado de Oaxaca.

El SMN detalló que a las 10 (hora local) del sábado 16 de septiembre Norma se localizaba a unos 400 kilómetros al sur del cabo San Lucas, desarrollando vientos sostenidos de 120 km/h y moviéndose hacia el noroeste a una velocidad de 4 km/h.

Compartir