Tres provincias, en jaque por fuertes vientos: un muerto en Neuquén

Compartir

Las ciudades del Alto Valle de Río Negro y Neuquén retomaban esta mañana la normalidad después del violento temporal de viento que este martes azotó a la región, que causó dos muertos y varias localidades en riesgo a causa de los cortes de energía y los incendios de pastizales que se iniciaron en la región.

Un hombre falleció cuando se le derrumbó una pared encima como consecuencia del viento, en su casa de Cipolletti, mientras que otro murió cuando estaba tratando de fijar las chapas que se habían soltado del techo de su vivienda en la localidad de Centenario.

También fueron suspendidas las clases en todos los niveles y turnos.

En esta última ciudad corrió riesgo la sede de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional del Comahue, donde resultó afectada la chacra experimental destinada a las actividades académicas.

Defensa Civil provincial aseguró que en la zona norte, centro y Confluencia los fuertes vientos provocaron la voladura de techos, caídas de árboles, postes y cartelería y que se registran lluvias y nevadas en la cordillera, zona sur y centro.

Este miércoles amaneció con buen tiempo y según el pronóstico de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas se mantendrán las condiciones, con vientos moderados de hasta 50 kilómetros por hora.

Fue una jornada dantesca, sin clases en las escuelas, con reparticiones públicas que evacuaron a su personal, grandes supermercados que cerraron sus puertas, y muchos testimonios concretos de lo que consigue un viento fuerte, que en Rincón de los Sauces superó con ráfagas los 150 kilómetros por hora, y que en la capital neuquina osciló entre los 100 y los 120 kilómetros por hora, una velocidad suficiente para voltear árboles de raíz.

Compartir