El caso de Corea del Norte y los tiempos cruciales que vivimos

Compartir

Es la situación en la que nadie gana y que sólo puede ser imaginada por los oficiales militares de Estados Unidos encargados de prepararse para el peor escenario: un ataque preventivo a Corea del Norte.

Los gobiernos de Corea del Sur y Japón advirtieron a Corea del Norte que tendrá una "respuesta enérgica" de su parte, en caso de cumplir su amenaza de lanzar misiles contra el territorio estadounidense de Guam. A lo largo de los últimos días, Washington y Pionyang han escenificado una escalada de tensiones mientras sus respectivas autoridades protagonizan una batalla verbal. Primero prometió "fuego e ira" a Corea del Norte, luego se jactó del poderío nuclear estadounidense y el jueves dijo que su declaración "quizá no fue lo suficientemente dura".

Se refiere al llamado Canal de Nueva York entre Joseph Yoon, representante especial de políticas hacia Corea del Norte del Departamento de Estado estadounidense y Pak Song In, segundo embajador de Corea del Norte en la ONU. Pyongyang, por su parte, advirtió que "Trump nos está llevando al borde de una guerra nuclear".

Previamente, el ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, afirmó que China está dispuesta a asumir las posibles pérdidas económicas por las nuevas sanciones internacionales contra Pyongyang, en aras de la desnuclearización y la estabilidad en la península coreana.

El despliegue del sistema antimisiles en Japón occidental se produce después de que Corea del Norte anunciara que "está examinando seriamente" un plan para disparar simultáneamente cuatro misiles balísticos de alcance intermedio en un "ataque envolvente en Guam".

Durante las elecciones pasadas repetí una y otra vez que Donald Trump no tiene el temperamento para ser presidente y menos para tener los códigos de nuestras armas nucleares.

El sistema Patriot Advanced Capability-3 de la Fuerza de Autodefensa de Aire probablemente se desplegará en las prefecturas occidentales de Shimane, Hiroshima y Kochi, que Corea del Norte dijo que sus misiles podrían cruzar, señalaron las fuentes.

Esta semana estuvo marcada por las acusaciones cruzadas entre Pyongyang y Washington. Y cuando se le preguntó que podría ser más fuerte que el fuego y la furia, él respondió que: "ya lo verán".

La canciller avanzó la disposición alemana a trabajar estrechamente en la búsqueda de soluciones pacíficas y se desmarcó de cualquier aproximación militar a la crisis en la península coreana. Sin tomar partido, el portavoz de la Cancillería china, Geng Shuang, instó a "dar muestras de prudencia" en vez de recurrir a "demostraciones de fuerza".

Solo China y Rusia se cuentan todavía entre los aliados de Corea del Norte.

Compartir