Norcorea se dice lista para atacar a mediados de agosto

Compartir

Las declaraciones del mandatario estadounidense siguieron a un mensaje enviado la mañana de este viernes en su cuenta de Twitter, en el que aseguró que el ejército de Estados Unidos se está preparado para agredir a Corea del Norte si sus líderes actúan de manera imprudente. El régimen de Kim (quien apenas si tiene 33 años de edad y lleva cinco años al frente del gobierno norcoreano) ha dejado en claro que no va a negociar nada; sin embargo hay muchas opiniones dentro de Estados Unidos (no es la del presidente Trump) que esta es la mejor salida, sobre todo para Corea del Sur y Japón, pues si bien Los Ángeles o San Francisco no podrían ser atacados, sí podrían serlo, fácilmente, Tokio o Seúl.

Esa guerra retórica acerca de los programas balístico y nuclear de Pyongyang alimenta el temor a un error de cálculo que tendría consecuencias catastróficas para la península coreana y más allá. La llamada telefónica entre Xi y Trump llega después de días de una escalada dialéctica entre Washington y Pionyang con amenazas cruzadas de ataques bélicos.

En línea con los tuits de Trump, el jefe del Pentágono minimizó el poderío militar de Pyongyang, aseverando que "perdería cualquier carrera armamentística o conflicto que iniciara" con Estados Unidos. Según Corea del Norte, que ultima sus planes para lanzar una salva de misiles hacia Guam, los ejercicios son un ensayo para la guerra.

China exhortó a evitar "las palabras y actos susceptibles" de agravar la tensión, en tanto Berlín pidió "moderación" a ambas partes. Francia, por su parte, elogió la "determinación" de Trump ante Pyongyang.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, se dijo "preocupado" y llamó a través de su portavoz a reducir las tensiones y apelar a la diplomacia. De llevarse a cabo, sería el ensayo más provocativo de Pyongyang hasta la fecha.

Por el momento, la administración Trump descarta una "amenaza inminente" para el estratégico enclave militar de Guam, donde tiene desplegados unos 6.000 soldados, u otros objetivos estadounidenses, confiada en que la presión diplomática prevalezca.

Según el periódico, los voluntarios se alistaron en los tres días posteriores al 7 de agosto, cuando el régimen del líder Kim Jong-un amenazó con duras represalias por las nuevas sanciones de la ONU. El gobernador Eddie Calvo minimizó los dichos de Pyongyang, pero señaló que el territorio está "preparado para cualquier eventualidad". Para proteger el territorio de los misiles de medio alcance norcoreanos, Estados Unidos desplegó un escudo antimisiles, el THAAD, que puede interceptar los proyectiles a alta altitud.

Compartir