Niegan fraude en elecciones de Kenia

Compartir

Al menos dos personas murieron y varias resultaron heridas en las manifestaciones violentas que estallaron la pasada noche en Kenia después de que Uhuru Kenyatta fuese oficialmente declarado ganador de las elecciones presidenciales con el 54,27 por ciento de los votos.

El líder opositor, Raila Odinga, compareció a primera hora de la mañana para denunciar supuesto fraude y ya no volvió a pronunciarse públicamente sobre el asunto, mientras que el presidente del país, Uhuru Kenyatta, no ha hecho ninguna declaración al respecto.

El humo de los neumáticos quemados, el sonido de las sirenas de ambulancia y los disparos intermitentes acompañados por el olor del gas lacrimógeno instan a los manifestantes a enfrentarse a las fuerzas de seguridad kenianas.

En el barrio de Mathare, otro de los feudos de la oposición, la Policía también lanzó gases lacrimógenos y disparos al aire contra los manifestantes y, como afirmó Don, un residente del lugar, "hay saqueos, esto es la guerra".

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de Kenia sostuvo el sábado que 24 personas han muerto desde el martes por disparos de la policía durante las protestas.

La mayor parte del país de 45 millones de habitantes estaba tranquilo un día después de que la comisión electoral anunciara que Kenyatta, cuyo padre fue el primer presidente de Kenia después de la independencia del gobierno colonial británico, había ganado un segundo mandato de cinco años.

Del total de víctimas, 17 han muerto en suburbios de Nairobi, que desde anoche viven una gran tensión por enfrentamientos entre la Policía y seguidores de la oposición, que no acepta la victoria electoral del presidente. En 2007, Raila Odinga también rechazó los resultados de las elecciones que perdió, lo que derivó en una ola de violencia en la que murieron más de 1.100 personas.

Compartir