La inflación porteña llegó al 1,8% en julio

Compartir

Muy por debajo de lo anticipado por las estimaciones privadas, la tasa de inflación de julio a nivel nacional se aceleró respecto del 1,4% que se había registrado en junio, pero se mantuvo por debajo del 2%, como había acusado un año atrás. Con este dato, el oficialismo asegurará que el alza de precios del mes pasado se debe a efectos como el alza de los combustibles implementados en los primeros días de julio, sumado a otros indicadores vinculados a los servicios; pero no a los efectos del incremento del dólar. La variación respondió a las subas registradas en transporte, restaurantes y hoteles, salud, recreación y cultura y equipamiento y mantenimiento del hogar. El Índice de Precios al Consumidor de la Ciudad de Buenos Aires (IPCBA) registró en un año un incremento del 22,9%, que se ubicó 0,5 puntos porcentuales por debajo del mes anterior. El índice acumulado en los primeros siete meses de 2017 fue del 15%, mientras que el interanual llegó a 22,9 por ciento.

La baja estacional del 17,3% del precio del tomate, y de la fruta cítrica entre 4,3% y 3,2%, fueron claves para provocar una modesta suba del conjunto de los productos estacionales en 0,5%; muy lejos de la inflación núcleo que fue en julio de 1,8 por ciento.

El Informe destaca que Transporte promedió un incremento de 3,1% "al impactar principalmente el alza de los combustibles para vehículos de uso del hogar y el ajuste en el valor de la tarifa de taxi, junto con alzas en los pasajes aéreos por motivos turísticos".

La mayor alza la sufrió la salud, que subió 3,4%, seguidos de los restaurantes y hoteles con un 3,3%.

Estos segmentos explican el 62,5% de la variación interanual del nivel general. En términos interanuales, la trayectoria de esta agrupación desaceleró su ritmo de suba hasta 23,5%.

Compartir