Aviones norteamericanos se han desplazado hacia Guam

Compartir

"Listos a luchar esta noche". La decisión de enviar a los aviones, si bien puede interpretarse como una demostración de fuerza, no está directamente relacionada a las recientes amenazas de Corea del Norte, ya que había sido programada con anterioridad.

Expertos en defensa estiman que un misil de alcance medio-largo Hwasong-12 lanzado por el régimen norcoreano impactaría en entre 14 y 15 minutos en la isla, donde Estados Unidos tiene 6.000 efectivos, repartidos en bases militares que ocupan un cuarto del territorio. Vista aérea de la base de Guam (Reuters) "Como entrenamos es como luchamos y cuanto más nos conectamos con nuestros aliados, mejor preparados estamos para luchar esta noche", dijo uno de los pilotos de los B-1, informó el comunicado de la Fuerza Aérea.

En el mismo texto, la institución indicó que los aviones B-1B Lancer asignados al 37º Escuadrón de Expedicionarios de EE.UU., fueron desplegados en la base aérea norteamericana "Andersen" ubicada en Guam para realizar una misión de 10 horas, durante la cual sobrevolarán la península coreana y la localidad japonesa de Kyushu. Horas antes de los ejercicios y de las amenazas de ataque de Pyongyang, el presidente Donald Trump le había advertido a Corea del Norte que si volvía a amenazar a Estados Unidos se encontraría "con fuego y furia". "Dos bombarderos de la Fuerza Aérea de Estados Unidos B-1B, bajo el mando de las Fuerzas Aéreas del Pacífico de los Estados Unidos, se unieron a sus homólogos de la República de Corea del Sur y las fuerzas aéreas japonesas en misiones bilaterales", dice el comunicado. Sería, según un militar norcoreano, "una operación preventiva, en caso de que hubiera señales de una provocación de los Estados Unidos".

Compartir