Quintana: "Muchas veces es mejor evitar el peligro y perder segundos"

Compartir

El pedalista boyacense perdió máquinas, cedió metros y pronto se vio a un minuto 30 segundos del grupo líder.

El colombiano sufrió en una etapa dura, que estuvo marcada por el movimiento de los corredores del Ag2r: "Ha sido una etapa trepidante, muy exigente".

A sus veintisiete años cumplidos en febrero pasado, con 57 kilos distribuidos en 1,68 de altura, Nairo Quintana llegará a la ronda gala con una desventaja física en comparación con sus rivales dado el desgaste lógico de las tres semanas de intensidad competitiva que, a fines de mayo, le insumió su segundo puesto en los 3.100 kilómetros el Giro de Italia.

"Uno le tiene respeto al recorrido, a los rivales, pero cuando ganas una etapa tienes más confianza", señaló el jefe de filas del Cannondale, que se mostró convencido de que sus rivales le tendrán vigilado en lo que queda de Tour.

Un día después, en pleno 20 de julio, aparecerá el Col d'Izoard, la montaña que hizo legendarios a Fausto Coppi y Louison Bobet, hombres que disfrutaban el terreno en el que los otros padecían. Se espera que allí el pelotón se fragmente, que lleguen los ataques y que aparezcan los dientes de muchos para la foto del sufrimiento.

Froome lidera con 18 segundos sobre Fabio Aru, mientras que el francés Romain Bardet es tercero a 23 y Urán cuarto a 29.

Y por último está la contrarreloj individual del sábado, de 22,5 km con un pequeña cuesta en el 15,6. Ahora está a 6 minutos y 16 segundos de Chris Froome.

Compartir