Portugal quiere terminar líder, y México se juega la vida con Rusia

Compartir

El seleccionador de Rusia, Stanislav Cherchesov, admitió ayer que México es "mejor sobre el papel", pero confió en que su escuadra logrará vencer al rival porque "juega en casa" en el partido que enfrenta mañana a los dos equipos en la Copa de Confederaciones. Tanto México como Rusia dependen de sí mismos para lograr el pase a las semifinales de la Copa Confederaciones. En la televisión pagada, la opción es DirecTV que transmitirá el compromiso en varias señales.

Ante Rusia se le vio mucho más participativo que contra México, especialmente en la primera parte, cuando marcó de cabeza el gol de la victoria de su equipo.

"No les diré quién va a jugar, si voy a jugar con Cristiano o no. No es por ustedes, es por el rival", dijo Santos ante la insistencia de los periodistas por saber si el astro del Real Madrid jugará o si será reservado de cara a una eventual semifinal.

Los mexicanos, campeones de Concacaf, enfrentarán a Rusia en el estadio Kazán Arena, mientras que el último ganador de la Eurocopa enfrentará a Nueva Zelanda en San Petersburgo.

La afición rusa, según una encuesta publicada por el periódico deportivo Sport-Express, considera que el combinado nacional tiene muy pocas posibilidades de alcanzar las semifinales: el 71 por ciento opina que quedará fuera del torneo.

Todo apunta a que entre los afectados por las rotaciones figurará Cristiano, ya que Santos quiere que llegue en plenas condiciones a las semifinales.

"Son millones los que se interesan cada vez que juega Cristiano y eso sucede también en Rusia, en Nueva Zelanda. todos quieren ver a Cristiano".

Mientras, Nueva Zelanda, que ya está eliminada al sumar dos derrotas, tendrá dificultades incluso para salvar el honor y no llevarse la "cuchara de palo", dado el potencial ofensivo del equipo luso. En caso de que los portugueses ganen, se clasificarán directamente a la próxima instancia.

La jornada continúa el domingo a las 10:00 a.m. con el partido entre Chile contra Australia.

Compartir