#AlertaADN40: Incendio en Portugal deja al menos 62 personas muertas

Compartir

Algunos de los fallecidos fueron sorprendidos en el interior de sus vehículos por las llamas, que también destruyeron algunas viviendas de la zona.

La tragedia se desarrolla en la región de Pedrogao Grande, unos 150 kilómetros al norte de Lisboa, en donde unos 600 bomberos aún intentan sofocar al fuego que comenzó a arder el sábado por la tarde.

Al menos 62 personas murieron debido a los incendios forestales que azotan el centro de Portugal.

Otras 59 personas resultaron heridas y fueron trasladadas a hospitales, entre ellas cinco en estado grave.

La lucha contra el fuego en el centro de Portugal, aunque continúa siendo "difícil" por las complejas condiciones meteorológicas en la zona, "evoluciona favorablemente", según el último balance de Protección Civil.

Las autoridades informaron que el fuego no se ha extinguido del todo y que al menos 30 víctimas mortales quedaron atrapadas en sus vehículos, cuando transitaban por una carretera que une los municipios de Figueiró dos Vinhos y Castanheira de Pera, reseñó la agencia EFE.

"Concentremos ahora nuestra voluntad en lo esencial, proseguir el combate en curso", dijo el presidente, quien añadió que ha promulgado el decreto del Gobierno por el que se declaran tres días de luto oficial por las víctimas de esta tragedia. El mandatario indicó que las autoridades portuguesas trabajaban para identificar a las víctimas y que también dos aviones procedentes de España trabajan en las labores de extinción, mientras se espera el apoyo de medios franceses durante la mañana.

Por su parte, el Instituto Portugués de Mar y Atmósfera (IPMA), pronostica que en las zonas afectadas por el incendio la temperatura oscile en los 38 grados y los vientos pueden variar de moderado a fuerte.

La investigación policial en curso, apunta como principal causa de la tragedia al impacto de un rayo en un árbol seco que podría haber desatado el voraz incendio, según informaron fuentes de la Policía Judicial (PJ) lusa. El presidente luso, Marcelo Rebelo de Sousa, y la ministra de Administración Interna, Constança Urbano de Sousa, ya están en el lugar del incendio más mortífero de los últimos años en este país.

Compartir