Rechaza Cuba medidas anunciadas de Trump

Compartir

Trump, sin embargo, avisó de que no romperá las relaciones entre ambos países, mantendrá abierta la Embajada de EU en La Habana y no restaurará la política de "pies secos/pies mojados", que durante más de 20 años otorgó un trato preferencial a los migrantes cubanos.

Diversos despachos de prensa también subrayan que la Cámara de Comercio norteamericana se refirió a su compromiso de continuar en la lucha para eliminar "las políticas anticuadas" que ponen freno al desarrollo de los pueblos de esa nación y la cubana.

Lo que irritó al gobierno cubano fue la retórica de Trump, quien calificó como "acuerdo unilateral" la negociación de Obama con Raúl Castro, y anunció que no se levantarán sanciones "hasta que se libere a los presos políticos".

- El Gobierno estadounidense deberá revisar las regulaciones de todas las categorías autorizadas de viaje a Cuba.

La principal reacción tuvo lugar antes de los anuncios: el diario Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba -único legal-, publicó hoy un artículo a toda página en el que sostenía que Trump ha sido mal aconsejado por "unos pocos legisladores de origen cubano" que usaron "chantajes para secuestrar la política" hacia la isla.

- El secretario del Tesoro federal, Steve Mnuchin, realizará regularmente auditorías de los viajes a la isla. Trump agradeció al exilio cubano por ser la "voz de los que no la tienen" y dijo que, con ello, hacen la diferencia en la lucha para acabar con la persecución y como una "ideología depravada" como la que hay en Cuba.

- El Departamento del Tesoro ampliará ligeramente la lista de funcionarios cubanos con los que EU. y sus ciudadanos no pueden hacer negocios bajo ninguna circunstancia, para incluir a empleados del Tribunal Supremo de Cuba, entre otros.

"Lograremos una Cuba libre", expresó Trump en medio de aplausos en un auditorio en Miami, el bastión de los exiliados de Cuba.

- El secretario de Estado deberá entregar, en un plazo de tiempo no especificado, un informe a Trump en el que evalúe si el Gobierno cubano ha hecho avances democráticos, y revise los casos de "abusos de derechos humanos" en el país.

Desafortunadamente, ni la apertura de Obama a Cuba en 2014 ni la revocación parcial de esa política por Trump en 2017 han estado motivadas por el deseo de democratizar a Cuba.

- Trump anula la directiva emitida por Obama en octubre de 2016, en la que formalizaba sus cambios de política hacia Cuba y establecía la responsabilidad de cada agencia gubernamental en la nueva era de la relación bilateral.

Compartir