La sonda Juno detectó tornados y fuertes tormentas sobre Júpiter

Compartir

La sonda Juno llegó a Júpiter el 4 de julio de 2016 con el objetivo principal de obtener un análisis de los polos magnéticos y la atmósfera del gigante gaseoso.

Los resultados se dieron a conocer durante una teleconferencia el jueves con investigadores de la NASA, y publicados en la revista Science y Geophysical Research Letters. Lo que estamos encontrando es cualquier cosa menos eso.

Estas imágenes revelan que los óvalos son ciclones y algunos de ellos alcanzan diámetros de más de 1400 kilómetros. Además, la información registrada en la atmósfera profunda del planeta descubre unas extrañas estructuras que parecen signos de acumulación de amoníaco que emerge desde la atmósfera profunda avivando el clima de formas insospechadas.

Pero este amoníaco no se mezcla constantemente, como los investigadores creían.

Ciclones Los ciclones están claramente aglomerados cerca de los polos. Los científicos mencionan que no están seguros se cómo se forman estos ciclones, qué tan estable es su configuración, ni por qué el polo norte del planeta se ve diferente al polo sur. Los datos de Júpiter incluso podrían ayudarl a los científicos del mundo a entender cómo se forman los planetas en general.

También se descubrió un campo magnético descomunal -de 7,77 gauss, unas diez veces más potente que el de la Tierra- y un campo gravitatorio que tampoco se ajusta con precisión a las predicciones, aunque la diferencia no es tan grande como con el campo magnético.

Dentro de la zona de influencia del campo magnético de Júpiter, la magnetósfera, la sonda de la NASA detectó una lluvia de electrones cósmicos, supuestamente la causa de las enormes auroras polares detectadas por "Juno" en los espectros ultravioleta e infrarrojo. Ya que con estos datos los cientificos espera poder determinar si el plaenta tiene un nucleo sólido.

Apenas es el segundo acercamiento que tenemos a Júpiter, todavía tenemos mucho que aprender de este planeta.

El medio recordó que la misión Juno fue diseñada para recopilar datos y observaciones que revelarán el origen y evolución del gigante gaseoso.

Júpiter ha cambiado la visión que tenemos sobre cómo funcionan los planetas gigantes en general (en cuanto a volumen, Júpiter es mil 317 veces más grande que la Tierra). Además, Juno sobrevuela las regiones polares de Júpiter, que ninguna nave había podido observar hasta ahora.

Juno tiene un asiento de primera fila para escrutar la atmósfera y el interior del planeta gigante.

El 20 de febrero de 2018 Juno se adentrará en las capas externas de a atmosfera del planeta y luego se desintegrará quemándose en la atmosfera del planeta.

Compartir