Macri anticipó regreso de Ecuador por un malestar

Compartir

El presidente Lenín Moreno tiene previsto tomar posesión del mando en las próximas horas en una ceremonia con líderes espirituales indígenas, conocidos como shamanes en Ecuador, en los que se espera que reciba buenas energías y bendiciones.

Moreno, garantizó en su discurso de investidura que su Gobierno preservará la "dolarización" de la economía y que "no habrá una moneda paralela".

Hasta la tarde de ayer, el mandatario descansaba en el hotel en la capital ecuatoriana.

Además, en el inicio de una jornada en la que se prevén múltiples actos y contactos con la prensa de opositores, como la ex presidenta Cristina Fernández, dijo que son "todos bienvenidos a aportar ideas sobre la base de construir verdad". En ese sentido, aseguró que "todos los gastos pasarán por un filtro, para evaluar que sean necesarios para el pueblo".

El presidente también manifestó su decisión de cumplir una gestión basada en el diálogo y el consenso, en la que contará con la opinión de sectores empresariales, productivos, obreros, campesinos y educativos, entre otros.

El triunfo electoral de Lenín Moreno, nuevo presidente de Ecuador, es un halo de esperanza para los procesos progresistas y humanistas de la región, sostuvo este miércoles el primer vicepresidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel.

Ello, a través de la lucha contra la pobreza extrema, la entrega de transferencias monetarias para las poblaciones vulnerables, la ampliación de los esquemas de protección social, la construcción de vivienda, el incremento de la producción y la apertura de plazas de empleo.

En el ámbito internacional añadió que estrechará lazos de integración regional especialmente con grupos como la Comunidad Andina de Naciones y la Unión de Naciones Suramericanas, y ofreció todo el apoyo necesario para los diálogos de paz entre el gobierno de Colombia y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), de los que este país es sede. Moreno, que tiene 64 años y es parapléjico, porque perdió la movilidad de sus piernas al ser baleado en un asalto en 1998.

El nuevo presidente ecuatoriano, licenciado en administración de empresas, reemplaza a Rafael Correa quien quien estuvo durante más de 10 años en la presidencia en la que priorizó la construcción de grandes obras de infraestructura, hospitales y escuelas pero también fue criticado por sus avances sobre los derechos civiles.

Compartir